#ArticuloMACO – Memoria Tísica: una exposición para no olvidar

• Primera muestra individual del oaxaqueño Edgardo Aragón en MACO
• Una muestra de la atemporalidad de los problemas sociopolíticos en un mundo globalizado.

Por: Mariana López Hernández

Metáforas que no necesitan ser explicadas, mensajes directos que desvelan la opacidad con que miramos la historia construirse en medio del caos, la inseguridad, la destrucción y la injusticia social son parte de Memoria Tísica la primera muestra audiovisual individual del artista oaxaqueño Edgardo Aragón (1985) en su tierra natal y que fue inaugurada hace unos días en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO).

Bajo la curaduría de Virginia Roy y Marco Morales, ambos curadores asociados al Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC) en la Ciudad de México, Memoria Tísica es un recordatorio de lo que, inmersos en un mundo capitalista y absorbente, hemos dejado de poner atención. Realidades de un mundo que, aunque hace énfasis en México, nos carcomen día con día de manera global. La ironía de la desigualdad, la normalización de lo pedestre y la pasividad que enferma nuestra memoria, volviéndola una memoria histórica tísica, insalubre.

La obra de Aragón discurre desde su inconformidad por la realidad actual de nuestro país. Si bien es cierto que uno de sus puntos de partida proviene de los grandes problemas socioculturales de Oaxaca, de donde es originario, su visión va más allá de los problemas locales y su intención de hacerlos visibles. Su discurso habla de atemporalidad, de lugares esparcidos en la esfera terrestre en dónde el consumismo y ensimismamiento nos alejan de lo que le sucede al otro, como si nos cegara un velo que limita nuestras acciones convirtiéndonos solo en observadores la historia de abusos y destrucción de un apocalipsis en la Tierra.

En esta exposición conformada por fotografías, instalaciones, vídeos e intervenciones del propio edificio, Edgardo Aragón muestra una serie de piezas enfocadas en el narcotráfico, las oportunidades que no son para todos, la devastación, las desapariciones forzadas, el diario correr del mundo que nos arrastra. “Con la mirada crítica y audaz en temas sociopolíticos que ha sido eje en la obra de Edgardo” como asegura Cecilia Mingüer, directora del museo.

Con piezas como Mesoamérica, Pura Sangre, Tesoro, Unión y Progreso, Aragón muestra los temas que le ocupan de su Estado, mismos que aquejan a todo el país y que, son el leit motiv de su obra. Además hay una pieza especial, dedicada a los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, lo que sin duda enmarca esta exposición.

Cristina Roy, una de las curadoras de esta exposición menciona que “el trabajo de Edgardo Aragón aborda la vinculación con el territorio oaxaqueño, las comunidades y problemáticas para extrapolarlo a cuestiones más generales y sistemáticas que no son solo nacionales” como lo ha mostrado el artista en anteriores trabajos como La Tenebra o Hípico.

Nombrarla Memoria Tísica tiene una gran razón de ser, así lo dice Marco Morales, también curador de esta obra. “Para nosotros como mexicanos, como oaxaqueños o como habitantes del globo, hay una persistencia que la memoria y los efectos del pasado tiendan a diluirse y que su impacto en el presente se mínimo, cuando en realidad pudimos haber enriquecido nuestro presente con elecciones del pasado. Cuando alguien te dice que pareces tísico es como este aspecto enfermizo y precario. Es este juego de palabras y yuxtaposición temporal de elementos que eran propios de un tiempo que ya no es nuestro, sin embargo, tienen esas resonancias y pasos comunicantes con lo que está sucediendo en el pasado.”

Esta exposición que presenta el MACO como parte del apoyo a creadores oaxaqueños, nos invita a no olvidar, a sacudir la memoria y darle la cara a la manera en que estamos haciendo historia que, al final de cuentas, será nuestro único legado.

 

 

 

 

 

Post a comment